Un antes y un después: La importancia de la reputación online

“Los medios de comunicación conforman el espacio en el que se ejerce el poder, no la fuente que lo sostiene.” Castell, M. (2008)

Resumen

El presente reportaje trata sobre el manejo comunicacional en las redes sociales del incendio ocurrido en San Luis el viernes el 26 de agosto. Presenta dos aristas de una misma cuestión, dos caras de una misma moneda: por un lado el manejo de la comunicación institucional que realizo el gobierno a través de medios masivos de comunicación tradicionales: El diario , la agencia de noticias, y las emisoras de radio y TV . Y la otra cara, las redes sociales: Twitter y Facebook como medios de interacción y de autocomunicación de masas (Castell 2008) donde la información fluyó y provocó un estado de “crisis” política sobre la imagen virtual (reputación online) del gobierno de la provincia sobre el manejo de incendio.

Para abordar el presente reportaje se trabajará únicamente sobre el día 26 de agosto y sus repercusiones mediáticas, debido a que el incendio se encontraba vigente desde hacia ocho días, pero solo poseía, hasta ese entonces, una cobertura periodistica provincial. Es justamenete en la noche del viernes 26, cuando el suceso comienza a tomar relevancia en primer lugar online, y luego nacional, aparecen simultáneamente en las redes: Twitter y Facebook imágenes viralizadas (Imagen 1) sobre el estado del incendio donde se observa el cordón serrano asediado por llamas, animales escapando por el fuego y grupos de bomberos trabajando sobrepasados por las llamas, con epígrafes o comentarios tales como:

#SanLuisNecesitaAyuda El país llora por lo que ocurre en San Luis. Necesitamos YA la ley de defensa Civil

Imagen 1

Si se observa el hashtag “#SanLuisNecesitaAyuda”, y si lo repensamos en términos de Lakof (2007) en referencia a su libro “No pienses en un elefante”, el mismo activa de manera cognitiva, a través de los conceptos de "Ayuda" y "Necesita" la idea de urgencia, de emergencia.

Con el transcurrir de las horas las imágenes pertenecientes al hecho se viralizaron y los re twists ascendían en Twitter , y también el suceso se compartía en Facebook de igual forma.

A la par de estas redes sociales, se difundían por WhatsApp a través de los grupos de chats audios de vecinos de las localidades de Suyuque y los Molles pidiendo ayuda de manera desesperada.

El Diario de La República, por medio de su cuenta de Twitter y de Facebook respectivamente informaba sobre la evacuación preventiva de los vecinos de las localidades comprometidas, en primer instancia, pero con el flujo de interacción en las redes recurrió a retwittear o bien compartir las palabras del propio gobernador de la provincia, que desde sus cuentas oficiales pidió “"precaución y tranquilidad" y "cuidado con la información errónea y falsa que circula por las redes".(Imágenes 3)

Imágenes 3

La inmensa rueda había sido puesta en marcha, desde la cuenta oficial del gobernador, los comentarios de los usuarios reflejaba el repudio y la incredibilidad, numerosos comentarios en desacuerdo se sucedían minuto a minuto. Periodistas que trabajan en medios oficiales, publicaban en sus cuentas personales las palabras del gobernador llamando a la calma y pedían a la población que no entrará en pánico.

Pero, a esa altura la situación comunicacional se tornó sentenciosa, y la falta de credibilidad, la desinformación y la ignorancia ganaron por goleada.

Las imágenes del incendio se habían trasladado a medios televisivos nacionales, y a las 00 hs del sábado 27 se transmitía en vivo por un canal de noticias una entrevista a una vecina de las localidades afectadas que se encontraba desalojada, a la vera de la ruta y que desde el lugar informaba el estado incontrolable del incendio. La voz de la protagonista con imágenes de bomberos tratando de sofocar el incendio en segundo plano se repetían indefinidamente en la pantalla, mientras la entrevistada indignada pedía al gobierno Nacional socorro y colaboración.

El hecho entonces comienza a tomar repercusión nacional, y es tratado simultáneamente por todos los medios nacionales, en Twitter toma presencia de Trending topic (puesto 41, día sábado 28 de agosto, duración 5:10. Fuente: Trendilandia.com) y el presidente Mauricio Macri, ante el desborde comunicacional desde su cuenta oficial de Twitter emite un mensaje sobre del tema, e Inclusive Greenpeace a través de su página Web manifiesta su “Profunda preocupación por los incendios de San Luis ”. (Imagen 4)

Imagen 4

El hecho toma repercusión nacional, y es justamente las redes sociales el motor precursor de esta acción, en pocas horas el eco se multiplica y el interés de un hecho que se circunscribía a una jurisdicción provincial cambia y se transforma en noticia de interés nacional, con negativas consecuencias sobre la reputación online del gobierno de la provincia, debido a que los twitter y los estados de Facebook acusaban y señalaban la responsabilidad directa en el mal obrar ante el incendio que había comenzado ocho días antes.

El terreno digital se convirtió en una arena de luchas, donde las condiciones fueron propicias para que, a través de las redes circularán mensajes de descrédito, acusaciones injustificadas e incluso, como se demostró dos días después, de imágenes robadas y plagiadas de otros incendios (Imagen 6)

Además de audios producidos con finalidad de producir el pánico y el flujo sin límite de contradiscursos y desinformación.

Imagen 6

El ejemplo de la cobertura comunicacional sobre el incendio acontecido ilustra el poder de la autocomunicación masiva en las redes sociales y las relaciones de poder que en ellas se “juegan”

Castell (2008 p. s/n) explica que “las relaciones de poder, en nuestro contexto social y tecnológico, dependen en gran medida del proceso de comunicación socializada” y que el mensaje es más poderoso si está acompañado de una imagen. El autor también define la “autocomunicación” como el proceso que permite la interacción a través de las nuevas tecnologías, las redes digitales permiten una mayor intervención de todos los actores sociales: gobernantes, periodistas, ciudadanos, movimientos sociales, etc. Es decir, de todos los actores que participan en la política basada en la comunicación socializada son capaces de influir en la opinión de los demás. (Castell 2008)

Por lo tanto, la comunicación política debe considerar las relaciones de poder en los nuevos escenarios de autocomunicación, a través de la interacción entre todos los actores sociales, (políticos o no) los medios de comunicación tradicionales, y los ciudadanos como generadores de mensajes.

Las redes significan no solo flujo, inmediatez y bronca emocional sino que además se vuelven importantes porque los medios las visibilizan y las vuelven agenda.

Bibliografía

-Castells, M. (2008). Comunicación, poder y contrapoder en la sociedad red (I). Los medios y la política. Revista Telos, 74(enero-marzo). Recuperado en https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2545714

-Lakoff, G. (2007). No pienses en un elefante. Lenguaje y debate político. Madrid, Editorial Complutense. Recuperado en http://www.textosenlinea.com.ar/academicos/Lakoff%20-%20No%20pienses%20en%20un%20elefante.pdf

![endif]--![endif]--![endif]--![endif]--![endif]--

#ComunicaciónInstitucional #Comunicación #Incendios2016 #SanLuis #Comunicaciónpolítica #reportaje #Reputaciónonline #Poderdelacomunicación #Redessociales

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square